Reducir Muslos

 

Reduce las grasas al máximo: 
Lo repetimos continuamente pero para perder peso la solución está en controlar la alimentación y limitar el consumo de materia grasa. Prohibido comer embutido, fritos o platos con salsa.

 Mejor proteínas que féculas: 
Las proteínas (huevos, aves, carne magra, pescado) reducen la grasa del músculo y eso es muy beneficioso para las piernas. Las féculas (pasta, arroz) se almacenan si se consumen por la noche, así que mejor consúmelas al mediodía y con moderación.

 Bebe mucha agua: 
Los muslos es donde se retiene agua por excelencia. Como consecuencia, hay que drenar y drenar. Bebe al menos 1,5 litros de agua para eliminar las toxinas y acostúmbrate a las bebidas calientes como el té o las sopas.

 No te pases con la sal: 
Una vez más hablamos de la retención de líquidos: hace de las suyas y se ve favorecida por el sodio. No te fíes de los productos preparados, pues a menudo contienen demasiada sal, ni del agua con gas.

 Evita el azúcar: 
No es un secreto: el azúcar es malo para la línea. Sobre todo porque se almacena en muslos y glúteos. Así que ojo con los bombones y galletas pero también con las gaseosas y el alcohol, que se transforman en glucosa.


 Elige las frutas y verduras: 
Ricas en vitaminas y minerales, la fruta y la verdura además de ser excelente para la salud, son poco calóricas y, por lo tanto, muy buenas para la línea.

 

Anterior Siguiente